La Alhambra, los Palacios Nazaríes

Con motivo del día de Andalucía, queremos mostraros lo que ha dado de sí nuestra última visita a la Alhambra, en concreto a los Palacios Nazaríes. Todas las fotos han sido realizadas por DOJOArquitectos. Esperamos que os gusten. 

 

Queremos dar las gracias a nuestro excelente guía Bernardino Líndez y al curso de experto reparación, refuerzo y recuperación en obra de edificación.

 

LOS PALACIOS NAZARÍES

 

Fue Mohamed ben Al-Hamar (Mohamed I) el primer monarca en trasladarse a la Alcazaba y hasta Abu l-Walid Ismail (quinto rey de la disnastía) no se conoce la construcción de ningún palacio. Se construyó entonces uno cerca de la Gran Mezquita pero de este palacio sólo queda el Mexuar, ya que Yúsuf I lo destruyó totalmente, reformando la Torre de Comares, el Patio de los Arrayanes y los Baños, reforma que terminó Mohamed V, que unió todos ellos al Mexuar, realizó la ampliación de la galería que posteriormente se llamaría de Machuca y construyó el Palacio de los Leones


EL MEXUAR

 

Debe su nombre al término árabe Maswar, lugar donde se reunía la Sura o Consejo de Ministros. También era el lugar o la antesala donde el Sultán impartía justicia.

 

Esta estancia debió pertenecer a una estructura anterior al Palacio de Comares y al de Los Leones, probablemente construido por Abu l-Walid Ismail  (1314-1325) y sufriria numerosas transformacionesa lo largo de la historia.

 

Originalmente tenía un cuerpo central de linterna que le servía de iluminación cenital y de la que sólo subsisten las cuatro columnas y sus entablamentos. En el siglo XVI se modifica todo el espacio para añadirle una planta superior y transformarlo en Capilla.

 

 

CUARTO DORADO

 

Denominado así por el repintado mudéjar de su artesonado, el Cuarto Dorado fue mandado construir por Mohamed V y pertenece al Palacio de Comares. A su entrada encontramos un pórtico de tres arcos sobre columnas, con capiteles de mármol del siglo XII. A la izquierda, un pequeño arco comunica con el Mexuar y, al fondo, existe otro arco decorado con mocárabes, celosías y flanqueado por otros dos pequeños, que enlaza con una pequeña habitación, cubierta con alfarje de lazo con pinturas góticas, el escudo de los Reyes Católicos y sus emblemas. En la pared frontal de la sala, encontramos un balcón dividido por una columna con capitel cristiano bajo un friso de mocárabes.

 

Este pequeño patio situado entre el Mexuar y el Cuarto Dorado sirve de unión entre ambos palacios. Durante la época cristiana, presentó unas galerías de madera, para comunicar las habitaciones altas, que se conservaron hasta el siglo XIX. La pila que ocupa el centro del patio en la actualidad es una copia exacta (de 1943) de la fuente original, la cual se encuentra en los Jardines de Daraxa.

 

 

PALACIO DE COMARES


El Cuarto o Palacio de Comares constituía la residencia oficial del monarca, y está compuesto por un conjunto de dependencias agrupadas en torno al Patio de los Arrayanes, con galerías porticadas en los extremos, situándose al norte la Sala de la Barca y la Sala de los Embajadores, que ocupa el interior de la Torre de Comares, desde donde se domina el valle del Darro. 

Yusuf I quiso que la decoración de su residencia oficial dejara maravillado al visitante, por lo que ordenó que se construyera y adornara de manera exquisita, aunque probablemente no viese terminada esta obra, ya que diversas inscripciones atribuyen su autoría a su hijo Mohamed V, que terminó su obra, el cual además, construyó una fachada a lado sur del 
Patio del Cuarto Dorado.

 

 

PALACIO DE LOS LEONES


Cuando Mohamed V sucedió a su padreYusuf I, no se limitó a terminar las reformas que éste había comenzado, sino que comenzó a construir lo que sería su gran obra, el magnífico legado que nos dejó en la Alhambra: el Palacio de los Leones. Este palacio constituía las estancias privadas de la familia real, y se construyó en el ángulo que forman los Baños y el Patio de los Arrayanes.

 

En este palacio el arte nazarí alcanza su máximo esplendor, en el que se alcanza una belleza de una sensibilidad y armonía incomparables, donde la luz, el agua, el colorido, la decoración exquisita, convierte a este palacio en una maravilloso placer para los sentidos, en el que se deja atrás el periodo anterior de decoraciones más abstractas y geométricas para dar paso a un estilo más naturalista, sin duda influjo de lo cristiano, acrecentado por la amistad que mantuvieron Mohamed V y Pedro I, el Cruel, por aquel entonces monarca cristiano. 


El palacio está compuesto por un patio central rodeado de galerías de columnas a modo de claustro cristiano, que permite el acceso a distintas salas: al oeste la de los Mocárabes, al este la de los Reyes, al norte la de Dos Hermanas, Ajimecesy Mirador de Daraxa y al sur la de los Abencerrajes y el Harén.

 

La Fuente de los Leones está compuesta de una taza central apoyada en doce leones surtidores de agua realizados en mármol blanco. En el borde de la fuente existe una inscripción poética de Ibn Zamrak en elogio de Muhammad V, sultán bajo cuyo reinado se construyó este palacio.

 

Los últimos datos conseguidos gracias a la restauración de los leones y la taza de la fuente han podido indicar que, tanto los leones como la taza, datan del siglo XIV y de la misma procedencia y material siendo fabricada la fuente en su conjunto, tanto leones como taza, al mismo tiempo.

 

LOS BAÑOS

 

Los baños, construidos al este del Palacio de Comares, siguien el modelo de las termas romanas. Así pues, la Sala de las Camas, primera estancia que nos encontramos al entrar en los baños, sería el «apoditerium», que se utilizaba para desvertirse antes del entrar al baño, y posee un espacio cuadrado en el centro, delimitado por columnas, en el que encontramos una fuente y galerías a su alrededor.

El resto de salas es muy simple, sin adornos en las paredes, con pavimento de mármol, zócalos de azulejos muy sencillos, arcos de herradura sin decorar y bóvedas con lucernas en forma de estrella, que estuvieron cerradas con vidrios de colores, y que servían para iluminar la estancia.


La siguiente sala es el «frigidarium» o sala fría donde, al contrario que en las termas romanas, en los baños árabes se sustituye la piscina por una pila de agua fría. La sala central es el «tepidarium» o sala templada, que comunica con las otras salas mediante arcos escarzanos, y a continuación accedemos al «caldarium» o sala del vapor, que era la sala caliente del baño, en la que existió una caldera de cobre donde se calentaba el agua que se conducía por galerías subterráneas para calentar estas estancias. 

 

Cúpulas de los Baños
Interior de los Baños


Escribir comentario

Comentarios: 0