SIMIOCRACIA

 

Mientras que las familias y las empresas están "fatal de lo suyo", por falta de crédito, Simiocracia cuenta su teoría de por qué nuestra burbuja inmobiliaria no dio paso a una bajada de precios tan acusada como la de Irlanda o Estados Unidos. No faltan sátiras de la orgía de administraciones públicas, cajas de ahorros e inmobiliarias y de las alegrías futboleras de 2008 y 2010.

 

Ha pasado casi un año desde que el vídeo 'Españistán' revolucionase las redes sociales como promoción de un comic del mismo nombre que hacía un repaso, en tono de humor, de la evolución de la burbuja inmobiliaria en España. Su autor Aléix Saló vuelve a la carga con un nuevo cómic 'Simiocracia: crónica de la gran resaca económica'.

 

Si en sus obras anteriores el autor trazaba una panorámica social y cultural de nuestro día a día, ahora carga las tintas en las clases dirigentes. En quienes, en su opinión, "nos han conducido a la peor crisis económica de las últimas décadas". Políticos, banqueros y especuladores protagonizan el discurso Simiocracia, cuya idea de base es que quienes nos dirigen podrían ser simios: tipos incompetentes, estúpidos, egoistas, capaces de ensuciar su propia cueva por intereses absurdos, incapaces de ver más allá de sus beneficios a corto plazo.

Lo publicará el sello DeBolsillo de Random House Mondadori a partir del 12 de abril de 2012, simultáneamente en castellano y catalán (Simiocràcia), como novedad para la campaña de Sant Jordi. Queda por ver si en esta ocasión la campaña también vendrá acompañada con un corto de animación.